CAMINAR

 

Es la forma de movimiento más natural, más del «día a día», que llevan a cabo los seres humanos. Comienza muy pronto en la vida y continúa, para la mayoría, hasta el mismísimo final de ésta. Es una actividad común a todo el mundo, excepto en el caso de los discapacitados graves y de las personas muy débiles (Morris y Hardman 1997). No se necesita una habilidad especial ni ningún tipo de equipamiento. Caminar es conveniente y puede incluirse en la rutina laboral y doméstica. Su intensidad, duración y frecuencia están regulados por la persona misma y, puesto que el impacto sobre el suelo es pequeño en caso de caída, es inherentemente seguro (Morris y Hardman 1997).

Caminar es una actividad que puede realizarse todo el año, es fácilmente repetible, refuerza a la persona misma, crea un hábito, y es la principal opción para aumentar la actividad física en la población sedentaria (Morris y Hardman 1997). Para las personas que envejecen y las personas de avanzada edad, caminar es una forma ideal de empezar a realizar más ejercicio. No caminar mucho es el factor principal para el actual y extendido desperdicio de potencial de salud y bienestar debido a la inactividad física.

La razón para caminar suele ser la necesidad de desplazarse del lugar A al lugar B para hacer un recado, pero también puede hacerse para despejar la mente. Caminar es una forma tan natural de moverse que ni siquiera se percibe como una actividad separada, a no ser que haya otros problemas (Morris y Hardman 1997).

Una persona normal de mediana edad no debería ser consciente de grandes cambios físicos, pero alrededor de los 50 años empieza a ser conveniente fijarse metas para mantener la forma física: por ejemplo, conservar la consciencia de la postura corporal, la velocidad de movimiento, la energía, y el peso.

A medida que las personas envejecen y sus niveles de actividad física empiezan a descender, sus cuerpos empiezan una regresión. Dolores, enfermedades o lesiones pueden también afectar a la conservación de las habilidades físicas. El envejecimiento en sí cambia la manera en la que se mueven las personas mayores: empiezan a caminar más lentamente, la postura corporal puede cambiar, la zancada se acorta. Caminar es una actividad que abarca muchos aspectos físicos y requiere no sólo fuerza muscular sino también equilibrio, una habilidad adquirida muy pronto en la vida. Mientras se camina, como en otros tipos de actividad aeróbica que utiliza los músculos grandes del cuerpo (por ej., la natación y el ciclismo), se producen importantes cambios en las funciones cardiovasculares y respiratorias. Pruebas controladas en las que participaron hombres y mujeres demostraron que caminar rápidamente (es decir, a mayor velocidad de la normal) mejora el estado de forma.

Aunque caminar es el método más común de desplazamiento, también ofrece diferentes opciones (como caminar con otra persona o caminar en manifestaciones con una causa común) para romper con la rutina diaria.

Las mejorías de la forma física obtenidas por caminar son especialmente valiosas para las personas de la tercera edad y pueden ser, proporcionalmente, tan importantes como los beneficios de que disfrutan los grupos de edad más jóvenes. La fuerza muscular de las piernas (que ya ha sido mencionada varias veces antes en este escrito) es especialmente importante para minimizar la inmovilidad, y contribuir así a que las personas mayores conserven su independencia. La debilidad hace que sea difícil soportar el peso corporal y levantarse de una silla baja o del asiento del inodoro, subir escaleras o subirse a un autobús.

La importancia de observar la forma de caminar de una persona mayor no puede exagerarse. La observación directa de la forma de caminar proporciona a los profesionales de la asistencia sanitaria datos útiles para examinar el estado mental, la fuerza muscular, el grado de movimiento de las articulaciones, las habilidades de planificación motora, la capacidad de concentración, el equilibrio al sentarse y al levantarse y el potencial para la rehabilitación.

La duración de la existencia de una persona está directamente relacionada con la cantidad de actividad física que realiza y la forma en que la lleva a cabo (Heikkinen 1995). La movilidad no sólo favorece el contacto con otras personas, sino que además es la garantía para conservar la independencia y ser capaz de manejarse por uno mismo.

 

 


Curso a distancia toda España: ANIMACION Y ACTIVIDAD FISICA CON PERSONAS MAYORES

Duración: 120 horas.
Matricula: ofertas y descuentos
Diploma acreditativo, con nº de horas, contenidos desglosados y calificación
obtenida.
Matricula abierta todo el año.


FICHA DE MATRICULA para cualquier curso


Solicitar mas informacion

 





  Tambien para Latinoamerica

 


imagen animacion servicios educativos y tiempo libre
ANIMACION, SERVICIOS EDUCATIVOS Y TIEMPO LIBRE
Formacion a Distancia y Permanente de Educadores/as

formacionadistancia@yahoo.es

http://animacion.synthasite.com

Apartado 3049 -36205 VIGO - España
Tfno/Fax.: 986-25 38 66 / Movil: 677-52 37 07 / 615-38 30 03


Síguenos en Twitter Siguenos en Facebook Siguenos en YouTube Siguenos en Tumblr Siguenos en Pinterest Siguenos en Linkedin Siguenos en Blogger
Instagram

Directorio de Cursos, Masters y Postgrados - ANIMACION, SERVICIOS EDUCATIVOS Y TIEMPO LIBRE


Virtual-Formac.com

Síguenos en Twitter Siguenos en Facebook Siguenos en YouTube Siguenos en Tumblr Siguenos en Pinterest Siguenos en Linkedin Siguenos en Blogger